info@mecemsa.es 965 26 96 96
Noticias

Una marca no es un logotipo, ni un conjunto de colores, no es únicamente un nombre. La marca tiene un poco de diseño y mucho de estrategia. Cuando un pequeño empresario decide invertir en marketing para su negocio y da el paso de “crear una marca”, normalmente acude a una agencia a que le diseñen un logo y piensen en un color corporativo. Sin embargo, la parte gráfica no conforma únicamente una marca.

Una marca es la promesa de un beneficio para el cliente. Es la asociación de ideas que los usuarios de un producto o servicios relacionan con las ventajas que tiene éste sobre los que se encuentran disponibles en el mercado.

La marca es tan importante porque en un contexto tan competitivo como el actual, hace que se nos reconozca por encima de otros que también ofrezcan bienes similares. Si pensamos en grandes marcas a nivel internacional, lo hacemos en Coca-Cola y su inconfundible rojo pero si nos fijamos en lo que transmite el conocido refresco, lo asociamos al ocio y al tiempo libre, en definitiva, relacionamos el nombre de la marca con el adjetivo FELICIDAD. 

Éste término es en el que la marca Coca-Cola lleva trabajando años para conseguir que se relacione la empresa con dicho estado de ánimo y bienestar. Coca-Cola es por tanto, un color y una tipografía pero también es una estrategia desarrollada durante años, mediante campañas publicitarias.

Marcas para diferenciarnos de la competencia

Una marca que no se asocie a ningún beneficio tendrá menos probabilidades de ser elegida frente a sus competidores. Sin embargo, lo que una marca signifique no debe ser lo mismo que lo de las empresas rivales. Siempre debemos encontrar, al menos, una diferencia por pequeña que sea y explotarla en su máximo potencial.

¿Porqué construir una marca?

Una marca debe expresar una emoción, crear un vínculo con el consumidor para que adquiera presencia social y obtener así una reputación asociada. Las razones por las que construir una en torno a un producto o servicio son las siguientes:

  • Diferencia nuestro producto de la competencia.
  • Facilita la adquisición del producto (el comprador lo reconoce fácilmente).
  • Facilita la comunicación comercial.
  • Reduce la necesidad de competir sólo por precio.
  • Garantiza una calidad uniforme. El cliente espera encontrar igual o mejor calidad que la primera vez que lo adquirió.
  • Genera confianza.
  • Una marca fideliza.

La construcción de una marca es un proceso que no finaliza nunca, es esencial tomar conciencia de trabajarla día a día y conocer que abarca desde la parte más visual, hasta los detalles de compra, como la atención que reciben los clientes por parte de los empleados.Si desea hacer reconocible su negocio, en Mecemsa Consultores trabajamos para que las marcas representen a las empresas en todas sus vertientes. Consúltenos.


Llámanos ahora   965 26 96 96